Bolonia: carta de Martino desde la prisión de Dozza

¡Terrorista es quien encarcela y deja caer bombas, no lxs que luchan contra ellxs!

Mi nombre es Martino, soy uno de lxs anarquistas detenidxs en Bolonia
el 6 de abril a consecuencia de una nueva ola de represión orquestada
por el Estado: una operación que llevó a la detención de cinco
compañerxs, la expulsión de otrxs 7, un gran número de búsquedas
(llevado a cabo simultáneamente en diferentes ciudades) e incluso el
secuestro del espacio de documentación Fuoriluogo (que pasó de ser un
hogar donde radicales textos críticos se distribuyen y que organiza cada
semana eventos públicos, a ser una fortaleza inexpugnable de lxs
terroristas), en una investigación en el que había trabajado el fiscal
durante mucho tiempo y que, después de algunos ataques anónimos se
produjo en la ciudad en una semana contra IBM[1], ENI[2], Emil Banca[3]
y la Lega Nord[4], decidieron que era hora de seguir (aunque en el
resumen de documentos que se entregó en el momento de nuestra detención,
no hay ninguna referencia a estos hechos, con buena paz para los
periodistas reaccionarios).

En un clima de linchamiento mediático destinado a intimidar a las
muchas personas se unan a la lucha en la que lxs anarquistas están
comprometidxs debido a la “tierra arrasada” en torno a ellxs (que con
Maroni[5], anunció su descenso mortal en la ciudad) la detención de una
persona era necesario.
Debido a que la policía está y ha estado ahí, todo está bajo control.

Somos lxs mismos de siempre: todas las expresiones de disidencia no
recuperable debe ser desvirtuada, circunscrita a una “guerra privada”
entre el Poder y sus enemigxs declaradxs, para calmar su trayectoria
social y contrarrestar su potencial.

Como si, restando a lxs anarquistas, en este mundo de comodidades
habrían sujetxs dóciles convencidxs de que viven en el mejor de los
mundos posibles.

Sin embargo, observen que en el mundo en que vivimos, no hay necesidad
de ser unx de lxs subversivxs: desde la inminente amenaza nuclear a la
guerra de ocupación en Libia en el extranjero, la militarización
sentencia a prisión a lxs inmigrantes en sus propias casas… la
catástrofe diaria de la sociedad mercantil es sufrida por todxs.

En un momento en que la oscura resignación, que con demasiada
frecuencia se cierne sobre la costa norte del Mediterráneo, está
iluminada por las insurrecciones que inflaman la costa sur.

En un momento en que la OTAN emite un informe (Operaciones Urbanas en
el año 2020) en donde sus analistas prevén escenarios para el año 2020,
en los que se utiliza masivamente el ejército para sofocar las revueltas
en los suburbios pobres de las grandes ciudades occidentales.

En tiempos de crisis, no debe sorprendernos que la propagación del
ideal anarquista (especialmente si es defendido por individuos que no
esperan con las manos juntas por la futura llegada de una humanidad
federada y libre sino que, al contrario, luchan aquí y ahora poniéndose
ellxs mismxs en juego) perturba los sueños de quienes mandan.

En realidad, cuando se ve claramente, en una sociedad como ésta la
única “función” que es éticamente aceptable es la del enemigo interno:
-Yo no quiero ser cómplice de una sociedad que destruye la tierra en la
que vive.
-Yo no quiero ser cómplice de una economía que, para sobrevivir, tiene
que seguir las guerras y reducir al hambre a poblaciones enteras
-Yo no quiero ser cómplice de lxs guardias que raptan y asesinan en los
cuarteles, en el CIE[6], en las comisarías y en las cárceles.
-Yo no quiero ser cómplice de una sociedad que desarrolla la
nanotecnología y la modificación genética con el fin de controlar la
vida y doblar los requisitos de su rentabilidad.
-Yo no quiero ser cómplice en el racismo de la caza de inmigrantes, la
prisión que espera a quienes no se someterán a las leyes de un país
donde los gobiernos pueden cambiar, pero siguen siendo las cámaras,
palos y alambre de púas.
-Yo no quiero ser cómplice de la hipocresía religiosa y del turismo
sexual que, a menudo, es su contraparte.
-Yo no quiero ser cómplice de la masacre en curso de millones de
animales criadxs y engordadxs para servir de comida en la industria que
envenena y mata de hambre, o para probar los productos y acceder a
nuevos mercados (incluso si esto significa la invención de nuevas
enfermedades para patentar nuevos medicamentos).

Por el contrario, saludo y abrazo a lxs que luchan contra todo eso: la
solidaridad con lxs compañerxs de prisión en Italia, Suiza, Alemania,
Francia, Grecia, España, Chile, Argentina, México y Estados Unidos, con
lxs mapuche en lucha por su tierra, con lxs Freedom Fighters[7] en el
Delta del Nigeria[8], la insurgencia en el Magreb y la lucha de todxs
los que no conocen o no el nombre.

Gracias por la gran solidaridad mostrada hacia mí y lxs otrxs
detenidxs[9].

¡Siempre de la parte de aquellos que, aplastadxs por un pesado cielo,
optan por provocar la tempestad!
¡Cada vez más lúcida! ¡Cada vez más furioso! ¡Siempre con la frente en
alto! ¡Siempre con rabia!

Por la anarquía,
 Martino Trevisan.

Notas:
[1] International Business Machines (Máquinas Internacionales de
Trabajos). IBM es una empresa multinacional estadounidense que fabrica y
comercializa herramientas, programas y servicios relacionados con la
informática.
[2] Ente Nazionale Idrocarburi (Empresa Nacional de Hidrocarburos) es
una empresa italiana de energía eléctrica. Usa petróleo, gas natural y
petroquímica.
[3] Emil Banca Crédito Cooperativo es un banco italiano que se
especializa en préstamos.
[4] Lega Nord (Liga Norte) es un partido político italiano que cuenta
explusivamente con el apoyo político del norte de Italia y es el máximo
exponente del nacionalismo padano (que consiste en la lucha por la
autonomía de varias regiones de Italia). Políticamente pertenece al
populismo de derecha.
[5] Se refiere a Roberto Maroni, segundo al mando de la Lega Nord.
[6] El Centro di Identificazione ed Espulsione (Centro de
Identificación y Expulsión) es el ente xenófobo italiano encargado de
regular la inmigración.
[7] Luchadores de la Libertad, en inglés.
[8] El Delta de Nigeria es una región densamente poblada en el sur de
Nigeria.
[9] Se refiere a lxs demás arrestadxs en los allanamientos: Robert
Ferro, Nicusor Roman, Stefania Carolei y Pistolesi Anna Maria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s